BLOG

Más allá de lo que comentan algunos líderes de opinión, del debate en redes sociales o incluso en los reportajes que aparecen en los medios de comunicación, cuando se trata de nuestra salud deberíamos recurrir a la literatura médica.


¿Mientras más caro mejor?

Sin lugar a duda, el coste más relevante en un procedimiento de trasplante capilar es el personal sanitario. Actualmente en España, hay clínicas donde es realizado en su totalidad por técnicos capilares y otras donde el médico participa en algo más que administrar anestesia. En la medida que el médico tiene una mayor participación en la cirugía capilar el coste se eleva y la seguridad del paciente también.

El injerto capilar tiene varias fases quirúrgicas: Anestesia, Extracción de Unidades Foliculares (UFs), Realización de incisiones y finalmente la implantación. En todas las clínicas de España el médico debería administrar la anestesia como mínimo, el resto de las fases son realizadas o no por el médico, dependiendo la clínica. Eso sí, son muy pocos los cirujanos capilares que realicen la última fase, es decir la implantación, en sus diferentes variantes (Implantadores, Pinzas, KEEP, etc).

Creemos que en España no hay suficientes cirujanos capilares que dominen TODAS las fases del trasplante capilar y que puedan cubrir la demanda existente. Esto puedo explicar los costes más elevados de algunos cirujanos o clínicas, y por otra parte, la tendencia actual de un gran número de clínicas que sustentan el trasplante capilar sobre técnicos capilares.

Existen cirujanos capilares con un “prestigio incuestionable” y un marketing impresionantes, que apenas participan del trasplante, dejándolo en manos de técnicos capilares. Así, el paciente que ha pagado una elevada suma de dinero, recibe el mismo servicio que pudiera obtener en una clínica de bajo costo.

Los cirujanos capilares que dominan la técnica del trasplante capilar en su totalidad y participan directamente en el procedimiento, solo pueden realizar trasplante capilar 2 o 3 veces por semana para el resto de los días pasar consulta y revisiones. En general, no cuentan con un presupuesto elevado para marketing y optan por bajar los costes del trasplante capilar. 

En definitiva, el precio y la publicidad no siempre son sinónimos de mejor calidad y mayor seguridad.


Mi técnica de cirugía capilar es mejor porque tiene un nombre diferente

A lo largo de estos años dedicados al trasplante capilar, hemos identificado numerosas clínicas, que masifican el trasplante capilar a expensas de técnicos capilares. Disponen de un presupuesto para marketing descomunal, anuncian disponer de la “técnica más novedosa” del trasplante capilar, e incluso le ponen nombres. Diga lo que diga la publicidad, no hay ninguna duda entre los médicos de que sólo existen dos técnicas de trasplante capilar: ténica FUE y técnica FUSS.

La competencia comercial enfocada en promover “la técnica de trasplante capilar más novedosa” crea en los pacientes confusión y angustia. Algunos desisten de buscar información y elijen médico/clínica en criterios poco fiables. Y esto influye en los resultados terapéuticos, que están estrechamente relacionados con el conocimiento de los pacientes de su propia enfermedad y las opciones terapéuticas.

¿Qué hay de cierto en estos procedimientos supuestamente novedosos? Las dos técnicas, FUE y FUESS, siguen siendo las mismas desde hace muchos años, la novedad sólo radica en la instrumentación utilizada en las diferentes fases de la cirugía capilar. Pero dicha instrumentación ya es de uso frecuente en la gran mayoría de clínicas existentes.

Al uso de la instrumentación optimizada, le llamamos variantes de la técnica y es importante destacar, que no hay mejores o peores variantes. Son recursos que nos permiten tratar a cada paciente de forma individual, utilizando el que mejor funciona para cada uno. Disponer de todos los recursos posibles y tener los conocimientos para su utilización permite optimizar los resultados de un injerto capilar.


Quiero garantías

Más del 90% de los trasplantes capilares obtienen un resultado satisfactorio. La gran mayoría de los pacientes con un diagnóstico adecuado, una cirugía correcta y siguiendo los cuidados posteriores recomendados por el médico, tendrán un trasplante exitoso. Sin embargo, en medicina nunca se pueden ofrecer los mismos resultados a todos los pacientes porque todos los pacientes son diferentes. Además, las múltiples variables que influyen en el resultado del trasplante capilar hacen que en una minoría de los casos no obtengan el resultado deseado.

Centrándonos en este pequeño grupo que no obtienen el resultado esperado. A veces no se logra identificar con certeza la causa o se trata de causas multifactoriales. Esto genera dudas tanto para el propio paciente como para el médico a la hora de replantear un retoque de la cirugía (segunda intervención). Pondremos dos ejemplos reales de casos que hemos tenido:

Paciente de 41 años, fumador activo y sin otras patologías de base. Le indicamos que el tabaco genera una baja supervivencia de las unidades foliculares (ver artículo anterior sobre el tabaco) y que debería dejar de fumar. Realizamos el trasplante capilar y en la revisión, 2 semanas después, nos comenta que continúa fumando. Al año obtuvimos una baja densidad capilar.

Paciente de 34 años, Alopecia androgénica difusa. Se plantea realizar tratamiento combinado con trasplante capilar y minoxidil tópico más finasteride oral. Realizamos la cirugía sin incidencias y al año obtuvimos un resultado de baja densidad capilar. Revisando las tricoscopias actual y las del año anterior, vimos una pérdida importante de su pelo nativo, sin embargo, el pelo injertado tuvo un crecimiento satisfactorio. El paciente nos comenta que a las pocas semanas del trasplante capilar abandonó el tratamiento con minoxidil y finasteride. Este paciente tenía una buena zona donante y más adelante pudimos solucionarlo con una segunda cirugía.

Así que quien ofrezca un 100% de garantías en el trasplante capilar, miente. Lo más importante para el paciente es encontrar un cirujano capilar con experiencia y que sea de referencia en todo momento, que nos vea desde la consulta hasta la última revisión del año. Alguien capaz de darnos una solución si resulta que somos uno de esos pocos que no obtiene el resultado esperado.


Influencia del tabaco en el trasplante capilar

¿Cómo puede el tabaco impedir un buen resultado tras ser sometidos a un trasplante capilar?

Uno de los libros de referencia para los cirujanos capilares: “Hair Transplantation” de David J Goldberg, dice respecto al tabaquismo y el trasplante capilar:

«El tabaquismo es un factor de riesgo independiente y adicional para la mala cicatrización. La nicotina, uno de sus principales componentes químicos, es un potente vasoconstrictor periférico, y los estudios demuestran que tan solo dos cigarrillos reducen transitoriamente la circulación periférica entre un 9% y un 55%. El monóxido de carbono, un subproducto del humo del tabaco, es un inhibidor competitivo del oxígeno, lo que provoca un grado adicional de hipoxemia tisular. En consecuencia, fumar cigarrillos se considera un riesgo de crecimiento deficiente del injerto y la mayoría de los médicos recomiendan que sus pacientes dejen de fumar dos semanas antes de la cirugía».

Siempre recomendamos a los pacientes no fumar si se quieren realizar un trasplante capilar. Por su salud en general y también porque elevan la probabilidad de que el resultado no sea el esperado.

Dejamos algunos enlaces de artículos científicos para quien quiera ampliar la información:


¿6000 Unidades foliculares en 8 horas?

Una de las desinformaciones más extendidas sobre el trasplante capilar es la cantidad de Unidades Foliculares que se pueden implantar en una sola sesión.

Para poder abordar el tema, debemos entender la diferencia entre pelos, folículos y unidades folicular. El folículo sería como “la raíz” del pelo y cada folículo tiene un solo pelo pero no se localizan de forma aislada. Los folículos se distribuyen en pequeños grupos o Unidad Folicular, las que pueden tener 3 folículos, y por tanto, 3 pelos.

Es importante conocer estas diferencias porque lo que se trasplanta son las unidades foliculares, no los pelos o folículos. Así, que una clínica donde ofrecen trasplantar 2000 Unidades foliculares, están diciendo aproximadamente lo mismo que una clínica que ofrezca trasplantar 4000 folículos. Una de las estrategias de marketing más extendidas es hablar de folículos en lugar de unidades foliculares. No mienten pero pueden inducir a una elección inadecuada.

¿Cuántas Unidades Foliculares se pueden implantar en una sesión? Empecemos por definir el tiempo razonable de un trasplante capilar debería ser de menos de 8 horas desde que el paciente llega a la clínica hasta que marcha. En ese periodo de tiempo se puede trasplantar un máximo de 3000 Unidades Foliculares. Para superar este número de implantes se necesita aumentar el tiempo de cirugías y/o realizar una extracción excesiva de la zona donante. Ambas cosas van en detrimento del resultado final.

Por último, están los errores en el conteo de unidades foliculares, pero esto daría para un artículo aparte.


Dos sesiones de trasplante capilar en dos días consecutivos para implantar 3000 Unidades Foliculares

Algunos pacientes quedan desconcertados al conocer que implantamos 3000 Unidades Foliculares en 8 horas y en un solo día. Venían de clínicas donde les ofrecen implantar 3000 Unidades Foliculares en dos días consecutivos, con jornadas de 8 horas. La sorpresa es mayor cuando, además de hacerlo en una sola sesión, les implica un menor coste económico. Para comprender esto es necesario entender la diferencia entre los dos tipos de implantación más frecuentes: Pinzas vs Implantadores.

Cuando se implanta con pinzas suelen hacerlo un mínimo de 2 personas al mismo tiempo pero usando implantadores solo puede trabajar en esta fase una persona. Partiendo de que la velocidad de implantación es igual en ambas técnicas y que contemos con profesionales con la misma habilidad, podemos concluir que con pinzas se logra implantar el doble de unidades foliculares en la misma cantidad de tiempo. De todas formas conviene aclarar que, salvo la rapidez, en estas técnicas no hay diferencias en el resultado final.

Entonces, ¿por qué algunos cirujanos capilares optan por usar implantadores si se tarda más que las pinzas? Porque muchos cirujanos capilares optan por tener el control de la cirugía en su totalidad con el objetivo de minimizar los errores humanos en la implantación. Mientras que cuando se usan pinzas, este paso se suele delegar en los técnicos capilares. Además, el uso de implantadores es de fácil aprendizaje, con una media de formación de 1 semana, a diferencia de las pinzas, que tiene una media de formación de 6-12 meses de entrenamiento.

Esto no quiere decir que todos los cirujanos que utilizan implantadores son inexpertos, por el contrario, muchos de ellos son excelentes profesionales y están en la cirugía desde el inicio hasta el final utilizando implantadores, y con excelentes resultados.

Hemos identificado muchas páginas web donde se indica que una variante de implantación es superior al resto, y esto es rotundamente falso. Lo que sí es cierto es que, según las circunstancias de cada paciente, una variante de implantación puede ser más apropiada que otra.

Por último, recalcar que trasplantar 3000 Unidades Foliculares en una sesión (en un día) utilizando implantadores es posible, pero a expensas de mayor cantidad de horas de cirugía y/o un agotamiento importante del cirujano capilar, lo cual dispara la probabilidad de error humano. Como cirujanos capilares creemos que una cirugía no debería durar dos días, ni superar las 8 horas, para beneficio de los pacientes.


Alopecia Androgénica ¿Qué funciona?

Existen múltiples tratamientos para la alopecia androgenética, pero sólo comentaremos aquellos que tienen una evidencia científica sólida y aquellos con evidencia científica dudosa. Los que no tienen evidencia científica ni si quiera le haremos mención.

Antes de empezar, es importante aclarar que un meta-análisis es el estudio de mayor nivel de evidencia científica, y en el otro extremo está la opinión de expertos, que es la más baja. Entre ambos extremos están los estudios observacionales, ensayos clínicos, etc.

Los tres tratamientos de primera línea con una evidencia científica elevada son el Minoxidil tópico, el Finasteride oral y el Trasplante Capilar.

Tanto el Minoxidil topico como el finasteride oral han demostrado eficacia y alta tolerabilidad en ensayos clínicos aleatorizados y controlados con placebo. Ver el siguiente meta-análisis:

También disponemos de otras opciones similares a los dos fármacos anteriores, y con elevada evidencia científica. Por un lado tenemos un fármaco antiandrogénico como el finasteride, que se llama Dutasterida. Se puede infiltrar directamente en el cuero cabelludo (podemos encontrarlo con diferentes nombres como mesoterapia con Dutasterida o microinyecciones con dutasterida) o tomarlo vía oral. A continuación dejo algunos estudios sobre estas alternativas:

Por otro lado disponemos del Minoxidil oral (en lugar de tópico) que dispone de buenos resultados en los estudios:

Hasta aquí tenemos los tratamientos con elevada evidencia científica, y también reconocidos por la Academia Española de Dermatología y Venereología. Después disponemos de otras alternativas que no disponen de tanta evidencia científica respecto a los tratamientos antes comentados, como son algunos “tratamientos tópicos (ácido retinoico, derivados imidazólicos) y otros sistémicos (espironolactona, flutamida)”.  


¿El PRP funciona?

No disponemos a dia de hoy de una evidencia científica clara que apoye que el plasma rico en plaquetas (PRP) es efectivo para tratar la Alopecia Androgenética.

La propia Academia Española de Dermatología y Venereología, en un comunicado titulado «Alopecia, novedades contra la pérdida del cabello» ni si quiera hace mención del PRP como alternativa al tratamiento de la alopecia androgénica.

Cuando revisamos la literatura científica sobre PRP y la aloepcia androgénica, vemos muchos estudios de muy baja calidad científica que nos dicen que “puede funcionar” o «puede ser una alternativa terapéutica». No hemos encontrado un sólo estudio medianamente serio que muestre la efectividad de este tratamiento. Les dejo dos meta-análisis que dice que el PRP puede funcionar, pero aclara el primero que “los resultados de este metanálisis deben interpretarse con cautela, ya que consiste en agrupar muchos estudios pequeños” y el otro comenta que “claramente hay una falta de evidencia científica sobre esta modalidad de tratamiento”:

Cada vez son más los médicos que no utilizamos el PRP como alternativa. Basado en la baja evidencia científica y que en nuestro grupo no hemos percibido una mejoría en los pacientes tratados con PRP, así como otros colegas cirujanos capilares con amplia experiencia, hemos optado por no utilizar este tratamiento.

Sin embargo, algunos pacientes acuden a la consulta y nos comentan que han recibido sesiones de PRP y han notado mejoría, pero en todos estos casos realizaban otros tratamientos de forma simultánea como Minoxidil y/o Finasteride. Esto nos lleva a pensar que la mejoría percibida no es por el PRP si no dichos fármacos que sí poseen una elevada evidencia científica. Aunque no lo crean, la gran mayoría de estos estudios realizados con PRP, también los pacientes estaban en tratamiento con otros fármacos de forma simultánea (minoxidil y/o finasteride). Esto en jerga médica se denomina factor de confusión, lo cual va en detrimento de las conclusiones del estudio.


Para reservar una cita, contactar al (+34) 623 19 54 98, usa el siguiente formulario o el chat en WhatsApp.